psicologos duelo Chamberí

Cuando alguien cercano a nosotros fallece, entramos en un estado de aceptación de la pérdida al que llamamos duelo. El duelo es un proceso psicológico por el que todos pasamos alguna vez en nuestra vida que viene acompañado de diferentes síntomas tanto emocionales como fisiológicos. Entre ellos destacan el miedo, la ansiedad, la negación o la culpa, la depresión, etc. Es normal acudir a un centro de psicologos para pasar el duelo, ya que no todas las personas tienen las mismas herramientas para gestionar sus emociones.

El objetivo de este proceso es adaptarnos y aceptar que hemos comenzado a vivir una nueva realidad. Todas las personas deben pasar este proceso cuando alguien cercano fallece, ya que nos ayuda a volver a estructurar nuestras emociones y pensamientos. En muchas ocasiones, este proceso no solo se realiza cuando una persona muere, si no que, también puede suceder cuando perdemos a un animal o hemos vivido una ruptura. La pérdida de algo o alguien que consideramos fundamental en nuestra vida puede llevar a pasar un duelo. Además, dependiendo de la relación afectiva o intensidad con la que vivamos esta pérdida, el duelo puede ser más o menos doloroso a nivel emocional. Cada persona puede percibirlo de manera completamente diferente. 

Dado que es un proceso, el duelo consta de diferentes partes por las que debemos pasar para llegar a esta nueva realidad de la que estamos hablando. 

En nuestro Centro de psicologos en Chamberí ofrecemos nuestra ayuda para superar el proceso de duelo durante sus diferentes fases. 

Fases del Duelo 

  • Negación: es el momento más cercano a la pérdida. Nos encontramos incrédulos ante la situación que estamos viviendo y todavía no hemos aceptado lo que ha sucedido, ya que no estamos preparados para ello. 
  • Enfado: en ocasiones, nos puede producir rabia, ya que estas situaciones son inesperadas e irremediables. 
  • Negociación: en esta etapa intentamos pensar qué hubiera sucedido en otra situación. Es recurrente tener pensamientos resolutivos para conseguir entender qué se pudo evitar antes de llegar a la situación.
  • Tristeza o miedo: en este momento, la persona es plenamente consciente de lo que ha sucedido y siente tristeza por la pérdida y miedo de no poder avanzar. Aunque no seamos plenamente conscientes, es una etapa más que también debemos pasar. 
  • Aceptación: es la última fase. En ella, asumimos la realidad y aceptamos la ausencia de la persona o situación que hemos perdido. Nos adaptamos a la nueva realidad. Por ello, algunas personas suelen tomar cambios en sus vidas después de la fase de aceptación. 

A pesar de que el duelo sea un proceso natural que todos debemos vivir, en ocasiones este proceso se complica generando algunos problemas que hemos mencionado anteriormente, como la ansiedad o la depresión. En este caso, es fundamental la ayuda profesional para poder afrontar nuestras emociones. 

Contacta con nosotros

Nosotros te llamamos.

Déjanos tus datos.