Niños, adolescentes y familia

Ansiedad

Hablamos de trastorno de ansiedad en la infancia o adolescencia cuando este tipo de preocupaciones y algunas otras se vuelven excesivas o se dan en etapas del desarrollo que no corresponden. Esto supone que el niño esté más preocupado por aquello que le causa ansiedad que por sus tareas diarias como pueden ser el colegio, las actividades extraescolares o su propia familia.

  • Los trastornos más comunes en estos periodos son:
  • El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)
  • Ansiedad social
  • Fobia específica
  • El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)
  • El Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT)
  • Trastorno de ansiedad por separación
  • Mutismo selectivo

Estrés Escolar

Es complicado que los más pequeños lo sufran ya que sus tareas no llegan a la magnitud de la de los adolescentes, pero en ocasiones también se da. Sobre todo si a lo largo de la etapa el niño se tiene que enfrentar a algún tipo de trastorno del lenguaje como puede ser la dislalia funcional (el niño no es capaz de producir algunos sonidos correctamente), la dislexia (dificultad a la hora de leer o escribir debido a los intercambios de letras de forma inconsciente), la disgrafía (problemas a la hora de producir lenguaje escrito), etc.

Cuando nos enfrentamos a esto lo más adecuado es acudir a un profesional que mediante terapias sencillas y divertidas conseguirá que ti hijo mejore, y así pueda disfrutar del colegio.

En cambio en los adolescente el estrés escolar es más común ya que la presión a la que pueden estar sometidos ya sea por si mismos o por terceros.

Conductas Agresivas

La agresividad en los niños es muy común en niños que se hayan entre los 3 y 7 años. Viven en una situación de desafío constante hacia los padres, siendo desobedientes, teniendo rabietas o produciendo agresiones físicas. Nos encontramos ante dos tipos de agresividad común en esta edad.

Cuando ampliamos la edad entre los 8 y los 11 años, a las características anteriores le sumanos las mentiras o los robos a los padres o pertenencias de la casa, infracción de las normas del colegio y amenazas e intimidación a otros niños.  Si pasamos a la edad de 12 a 17, nos encontramos con actitudes mucho más crueles donde el daño físico es el protagonista, robos a la fuerza, violencia o consumo de drogas.

Técnicas de Estudio

Sí, existen. No solo consiste en sentarse en una silla con un subrayador y leer y repetir. Aunque esta es la más común no es la más eficiente, de hecho en ocasiones esta técnica puede llevarte a imaginar que sabes más de lo que realmente sabes.

Podemos considerar aprender a estudiar como una profesión más que nos deben enseñar a desempeñar. La gran mayoría aprender a hacerlo en base a la experiencia, pero si nos ponemos en mano de profesionales podremos descubrir maneras mucho más eficaces.

Orientación académica y profesional

La orientación académica o profesional es el procedimiento mediante el cual, junto con el paciente, creamos un camino para que conozca las posibilidades de futuro que están al alcance de su mano.

Este tipo de ayuda suele ser más solicitada por gente joven que están a punto de enfrentarse a la elección de sus estudios. Pero también pueden acceder a ella personas de media o avanzada edad que necesiten consejos sobre posibles mudanzas o cambios de trabajo.

Trastornos Alimenticios

Comencemos definiendo que un trastorno alimenticio es una afección grave mental relacionado con los hábitos alimenticios que puede afectar enormemente a la salud física y psicológica de la persona que lo padece.

Un alto porcentaje de casos necesita ayuda médica y psicológica. Médica debido a que las elecciones tomadas han supuesto una destrucción parcial o completa de su salud. Psicológica para abandonar los malos hábitos alimenticios, aumentar la autoestima y eliminar las distorsiones de realidad que tienen consigo mismos.

Familia

Formar una familia es una de las metas comunes en la mayoría de las personas, construir un hogar junto a la persona que amas y los hijos en común. No obstante, igual de importante que conseguir este objetivo es mantenerlo y hacer que la familia avance de manera sana. Ante los problemas que puedan surgir en el hogar, a veces viene bien una ayuda externa en forma de terapia familiar.

Normalmente, se busca que el clima familiar sea lo más estable y tranquilo , pero no siempre se puede conseguir, entonces pueden surgir problemas. La naturaleza de estos últimos puede ser diversas y viene bien identificarlas de cara poner soluciones:

  • La comunicación: Un problema muy común es la falta de comunicación en el núcleo familiar. Hablar tanto la pareja como con los hijos es algo fundamental en la familia, la rutina del día a día nos lo puede impedir y eso genera que no haya confianza entre los miembros, puede crear un vacío que genere conflictos a largo plazo.
  • La rutina: Es muy sencillo que a la hora de buscas la normalidad y de una estabilidad familiar, se termine por caer en una rutina. Con el transcurso de los años en pareja, aparecen los hijos, que traen obligaciones y demandas, los padres de la pareja envejecerán o se pondrán enfermos, requieren más atención,  también otros familiares con problemas económicos o separaciones de algún hermano/a y muchos más estresores vitales hacen que acabe provocando un desapego en la familia por no pasar tiempo juntos o no de calidad.
  • Niños y adolescentes: Los hijos suponen un reto para los padres y cuidar y proteger a un bebé, un niño y más tarde un adolescente es una tarea dura y complicada. Por ello es imprescindible que esa pareja este buen construida para que esos hijos crezcan en las mejores condiciones familiares. Si no es así va a suponer un nivel de estrés familiar que habrá que solucionar lo antes posible.

 Estos problemas tienen solución y a veces se encuentra en buscar una persona externa que desde una perspectiva más objetiva pueda proponer soluciones. En Centro de Psicología Hemisferios somos especialistas en Terapia Familiar. Sin embargo, hay veces que la situación no tiene solución y acaba en casos más extremos, para los cuales también se puede contactar con nuestro centro para que sean los más llevaderos posibles. Hablamos de:

  • Divorcio con hijos: Puede ocurrir que el único remedio para que la familia avance sea el divorcio. Las rupturas son complicadas de por sí y más aún si añadimos el factor hijos. Se trata de una situación muy compleja de gestionar por lo que la ayuda externa es una buena solución.
  • Violencia doméstica: Tristemente muchas veces no se saben gestionar diferentes situaciones y se traspasan los límites, llegando a diferentes tipos de violencia. No hablamos solo de violencia en modalidad física, podemos referirnos también a amenazas intimidaciones y otros tipos de maltrato psicológico.

 

Contacta con nosotros
RELACIONADOS

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione.

Para usar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios

Nosotros te llamamos.

Déjanos tus datos.