Apoyo en Reproducción Asistida y Embarazo

Una de las acciones más importantes de los seres vivos es la de su propia reproducción, sólo hay que observar la desestabilización que provoca en una pareja cuando ven impedido su deseo de procrear. Es un momento emocional muy importante desde la toma de decisión de tener un hijo.

El deseo de tener un hijo y el proceso hasta dar a luz es uno de los periodos que más cambios conciernen a la mujer, sobre todo, pero también al hombre. Una vez verificado el embarazo, las reacciones de hombres y mujeres pueden ser similares y diferentes. Experimentan ambos una mezcla de alegría y responsabilidad.

La idea de pasar de ser una pareja a una relación de tres, supone un cambio importante y las fantasías y pensamientos recurrentes son un sin fin, igual que el miedo a un aborto, el deseo de ser los padres perfectos, miedo a que el bebé venga con algún problema, físico o mental, miedo al parto por el contrario o dar a luz a un niño precioso, perfecto, ilusión de la familia renovada… También es habitual pensar cómo serán los primeros días de vida, si van a ser capaces o sentir a ese hijo como una carga.

A partir de ese momento, la familia se organiza, de cara al cuidado del bebé, la mujer embarazada, puede estrechar los lazos con su futuro hijo y el hombre, acepta un papel fundamental pero secundario, de cuidador y protector de la mujer y su embarazo. Algunos hombres experimentan envidia más o menos consciente de la capacidad generativa de la mujer, si este sentimiento se da con intensidad y se une a la mencionada exclusión, pueden surgir complicaciones en el embarazo y el post parto. Si se logra que el hombre tenga un papel activo, de apoyo emocional a su pareja y se implica en las tareas preparatorias del parto y postparto el resultado será más satisfactorio para todos.

La ambivalencia en el embarazo es lo normal y no se le puede considerar enfermiza. Los nueve meses de embarazo dan la posibilidad a los futuros padres de ensayar todo tipo de fantasías, emociones y situaciones que se podrán dar en un futuro próximo. Esta báscula de sentimientos contradictorios aliviamos todas las preocupaciones, ansiedades y obsesiones de estos padres para prepararse de cara al futuro.

Es una etapa muy especial a la par que bonita, un momento único que supone dar vida a una persona fruto del amor entre dos personas.

Los problemas que acabamos de citar, son muy reales y comunes, más de lo que parece. Hay que tener cuidado, porque si estos problemas surgen y no se les pone solución puede desencadenar en trastornos más importantes, como la depresión o trastorno de ansiedad.

Para que los problemas normales de embarazo no lleguen a cobrar gravedad, es importante identificarlos en los primeros síntomas y empezar a poner soluciones. Muchas veces la alternativa a los trastornos es la ayuda externa, un especialista que sepa gestionar los problemas y que no pasen a mayores, permitiendo un embrazo fluido y psicológicamente sano. En Centro de Psicología Hemisferios somos especialistas en este tipo de terapia perinatal, para cualquier duda contacte con nosotros.

Contacta con nosotros