¿Es posible llevarse bien con la familia política?

No lo leas, escúchalo.

Las películas y series de carácter romántico nos han instaurado una serie de prejuicios en nuestras cabezas. Uno de ellos es referente a la relación con la familia de nuestra pareja. Normalmente nos pintan el trato con nuestros “suegros” o cuñados, como algo problemático. Lo más común es que la mujer tenga problemas con la madre del novio y este último con el típico padre protector de su hija. Lo cierto es que esto no tiene porque ser así y que lo normal es que las cosas marchen fluidas, como poco. No obstante, damos unos consejos para llevar una buena relación con la familia política.

En primer lugar, algo evidente es tener empatía. Para llevarse bien con la familia de tu pareja, ponerse en el lugar de la otra persona es vital. El primer gesto debe ser propio, tratar a los familiares de la persona con la que estamos, como nos gustaría se comportaran con los nuestros. Siguiendo este camino, en líneas generales debíamos llegar como mínimo a una relación cordial.

Hay que evitar hacer valores de juicio anteriores a conocer por completo a la familia de la pareja. Con cierto interés, conseguirás saber qué puntos positivos y negativos tienen los miembros de su familia. Una vez establecidas estas líneas, sabrás que temas no tratar o como comportarte para evitar confrontaciones. La paciencia juega un rol crucial, saber en que puntos ceder y cuales reforzar. Muchas veces en este campo, se puede llegar a caer en una competición o rivalidad, por ejemplo, en temas económicos o simplemente deportivos. De nuevo, llamamos a la calma, quizás existan cosas que aprender del suegro o suegra.

No es necesario tampoco forzar, como en todas las relaciones que establecemos a lo largo de nuestra vida, hay ocasiones en las que se congenia y otras no. Si nos encontramos ante la segunda alternativa, se debe tratar de ser lo más amable posible. A veces sucede, que en una mala relación con la familia política se produce confrontación y se comete el error de hacer elegir. Suena común decir “O tu familia o yo” y este es una de los límites que nunca se deben superar. Los familiares y la pareja son importantes para cualquiera, elegir entre uno u otro es una situación muy desagradable e incluso agobiantes.

Familia feliz comiendo

Siempre entran en juego factores de educación básica, como el respeto, algo que nunca se debe perder con respecto a los suegros y personas importantes de tu pareja. Participar y en caso de encontrarse en casa ajena, ofrecerse siempre para ayudar, son siempre puntos que van en favor de llevar una relación saludable. Por último, entre los miembros de la pareja, marcar uno límites con respecto a los padres de cada uno, de esta manera se puede evitar que por ejemplo, se entrometan demasiado en la intimidad o en la educación de los hijos, asuntos que suelen traer problemas.

Todos estos consejos pueden ayudar a que todo fluya entre suegros y pareja y no verse envuelto en una crisis. Si ya te encuentras sumergido en una mala relación con la familia política, en Centro de Psicología Hemisferios planteamos soluciones para que se pueda mejorar la relación.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nosotros te llamamos.

Déjanos tus datos.