La Felicidad

Vivimos en una sociedad en la que nos inculcan buscar el bienestar y la alegría cada vez más. Este auge de buscar la felicidad constantemente habría que matizarlo. No digo que sea inútil buscar el bienestar o intentar ser menos infeliz, pero creo que buscar desesperadamente la felicidad nos hace infelices. Esa obsesión por la alegría, nos quita la energía y la capacidad de disfrute y, sobre todo, estresa.

Conoce a Nuestros Profesionales

En lugar de buscar la felicidad a toda costa, habría que reubicar la felicidad en una dimensión menos angustiante y dar un peso más grande a nuestra propia existencia. Si definimos la felicidad como una evaluación positiva y global que realiza una persona sobre su calidad de vida, se mezclan aspectos hereditarios, circunstancias de la vida cotidiana y aspectos personales.
Los estudios dicen que estos tres factores tienen un porcentaje en su influencia con la felicidad:

– Factor hereditario o genético, un 40-50% , es la predisposición natural de cada uno de sentirse triste o alegre. Desde la infancia, hay gente que está más predispuesta a una valor u otro. Aunque desde mi experiencia como psicóloga ese porcentaje puede moverse y hay que tomarlo con pinzas. Sí, cargas con tus genes, pero sabemos que no siempre determinan tú conducta.

– Factor ambiental, un 15% dice que determina la felicidad. Hay que aclarar que no somos pasivos ante los eventos negativos, hay personas que se crecen y otras que se hunden ante ellos. Su peso es indudable pero hay un dato importante y es que la relaciones interpersonales agradables influyen en la felicidad.

– Factor personal, 40%, es lo que depende de tí, lo que tú puedes hacer o deshacer, lo que está bajo tu control, pensamientos, acciones y emociones. Son nuestros valores, ilusiones, sueños, metas,… Desde mi práctica clínica, este es el factor más importante y que tiene mayor porcentaje. He visto personas con factores genéticos y ambientales muy muy negativos y han podido modificar su estructura y lograr tener una calidad de vida y felicidad envidiable.

Lo mental y lo cognitivo, pueden tener efectos muy poderosos que nos ayudan a tener una vida de bienestar aún en circunstancias muy adversas. Así que no busquemos tanto la felicidad absoluta sino intentemos dirigir y construir nuestra propia vida por encima de la genética o de las crisis sociales. “ Si logras pensar bien, te sentirás bien”
¿ Te atreves a desaprender para aprender?

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione.

Para usar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios

Nosotros te llamamos.

Déjanos tus datos.