Perfecto VS Imperfecto

He encontrado dos definiciones de estas dos palabras que quiero analizar. Nos enseñan a ser perfectos y nos alejan de la imperfección, pero qué implica esto en nuestra salud mental.

Conoce a Nuestros Profesionales

Lo perfecto, es lo que no tiene errores, defectos o carencias, algo que alcanza el máximo nivel posible.
Si vas a vivir sometido a este estándar, cada día será una tortura. Machacarte una y otra vez para alcanzar lo inalcanzable, es imposible. Ya que no tener errores, defectos o carencias es extraterrestre.

¿Por qué deberías llegar al máximo nivel posible? ¿no te basta con crecer hasta que vivas tranquilo y en paz contigo mismo, sin intentar lograr ningún récord guinnes?

La vida saludable consiste en esforzarse sin ansiedad, inducido por la pasión y el entusiasmo, pero no por la desesperación de ser sobresaliente a cualquier precio.
Imperfecto, que no tiene todas las cualidades requeridas o deseables para ser bueno o el mejor de su género. Casi dice que eres un ser anómalo excluido del grupo de los distinguidos.
Una manera de pensar más realista y saludable es “ si mi manera de ser no es dañina para mi ni para nadie, será como yo quiera, no importa el puesto que ocupe en mi genero”.
Cuanto más nos alejamos de la idea de la perfección psicológica y emocional, nos aproximamos a una aceptación incondicional de nosotros mismos, sin descuidar la imperfección natural y humana. No necesitamos cualidades excepcionales o destacar por algún atributo especial para sentirte orgulloso de quien eres.

Lo imperfecto existe y es adaptativo ya que si no cometemos ningún error o no tuviéramos algún defecto, no aprenderemos a disfrutar del camino, estaríamos siempre en la cima de la montaña sin saber cómo hemos llegado hasta ahí.

Tenemos que dirigirnos hacia un crecimiento personal sin que la autoestima se vea afectada a partir de lo que dispones, de lo que eres y NO de lo que deberías ser o tener, es decir, de tus fortalezas reales.

Los mandatos perfeccionistas a los que estamos sometidos habitan en nuestro cerebro porque fueron instaurados por aprendizaje y nos hemos encargado de mantenerlos.
Nos autoexigimos, nos autoexplotamos, nos autocastigamos, nos autoinhibimos, … estos antivalores se trasmiten de generación en generación mediante una educación que lo considera normal. Serenarnos, observarnos a nosotros mismos sin competición pero con agudeza, nos llevará a una vida llena en la que la alegría y el disfrute pesará más que el dolor y el autoengaño.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione.

Para usar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios

Nosotros te llamamos.

Déjanos tus datos.