Todo sobre la pareja

La vida en pareja

Vivir en pareja resulta un hecho que, además de placentero, puede ser un tanto complicado si no se tienen en cuenta algunos aspectos. Compartir tu vida con otra persona parece a veces algo sencillo, pero realmente no lo es si no se tienen en cuenta algunos aspectos. Costumbres, despistes y pequeños roces pueden aparecer en cuanto empiece la vida común. Por ello es importante que conozcas cuáles son los principales problemas que pueden aparecer.

  • Falta de comunicación
  • Monotonía
  • Problemas sexuales
  • Celos
  • Infidelidades
  • Problemas con las familias

¿Cuáles son los problemas de pareja más comunes?

Dentro de los problemas que pueden existir en la pareja hay que distinguir los más comunes o los que se dan de forma más habitual.

  • Falta de comunicación

Si algo positivo tiene compartir piso o vida con tu pareja, es la facilidad que eso puede producir a la hora de hablar las cosas. El diálogo se convierte en algo de vital importancia en una relación. Callarse las cosas resulta extremadamente negativo y peligroso ya que puede causar malentendidos. En este aspecto de comunicarte con la pareja es obligatorio tener muy en cuenta también la empatía.

  • Monotonía

Uno de los problemas más comunes cuando una relación es muy larga es caer en la rutina. En numerosas ocasiones esta provoca falta de ganas y de ilusión en alguna de las partes. Mismos despertares, mismas escapadas, mismos planes de fin de semana…Es necesario buscar medidas o probar cosas nuevas para evitar que esto dañe a la relación.

  • Problemas sexuales

A pesar de que en numerosas ocasiones hablar de sexo se asocia a un tema tabú, es igual de importante que el resto de los factores de los que depende que todo vaya bien. Cuando no existe disfrute en las relaciones íntimas o existe algún tipo de problema, esto termina afectando al día a día de ambos. Es fundamental sentirse querido y atraído por la otra parte. De igual modo, si se trata de un problema más allá de la atracción como pueden ser problemas íntimos (imposibilidad de tener hijos, dispareunia…) también hay que hablarlos y buscar soluciones con especialistas.

  • Celos

Cuando se comienza una relación siempre se dice que «se anda con pies de plomo» para evitar que ocurran cosas que pueden hacer daño. Con el paso del tiempo resulta sencillo y a la vez todo un reto generar una confianza que sirva como base de la relación. La confianza es sin lugar a duda uno de los pilares fundamentales para que todo se mantenga de forma correcta y para no provocar males innecesarios. Es importante trabajar día a día en ella para fortalecerla de forma sana dejando atrás posibles paranoias y excesiva vigilancia en lo que hace o deja de hacer el otro.

  • Infidelidades

La infidelidad es una de las palabras más odiadas entre las parejas y, en numerosas ocasiones, viene derivada de la falta de comunicación o cariño entre otras cosas. Buscar cariño en una persona ajena a tu relación y plantearte el hacerlo es síntoma de que las cosas no van bien. Para evitar este hecho se recomienda que, antes de llegar a ello, se hable de los problemas con la otra parte y se intente solucionar.

  • Problemas con las familias

Si algo positivo o negativo tiene una relación es que todo el mundo habla de ella. Presentaciones familiares, comidas, actos u otros encuentros que provocan que todo el entorno sepa de la relación y se crea con derecho a opinar sobre la misma. En este aspecto es posible que se dé el famoso reto de «ganarse a los suegros». A veces si existe una mala relación entre los padres de uno de los miembros con el otro, esto termina afectando a la relación. Aunque resulte un tema que siempre parece incómodo, debes saber que la pareja es algo de los dos y hay que intentar que las opiniones ajenas no afecten en ella más de lo necesario.

¿Cómo tratan nuestros psicologos los problemas de pareja?

Para nuestros psicólogos de pareja no existen mandamientos sobre lo que debería hacer o no hacer cada uno de los miembros de pareja, ni que es lo adecuado o justo o correcto, … Porque el equipo de psicólogos de nuestro centro partimos de una aceptación hacia cada miembro de la pareja, pues ambos tienen su propia historia de aprendizaje y situaciones determinantes a lo largo de su vida para actuar de la manera en que lo hacen.

El Psicólogo no se va a convertir en alguien que acuse o culpe o juzgue a los miembros de la pareja, sino que ayudará al que lo haga, a aceptar el modo de ser o actuar del otro utilizando las siguientes técnicas:

➡ Validando las preocupaciones de cada uno

➡ Ayudando a articular en palabras esas preocupaciones

➡ Validando sus experiencias emocionales

➡ Procurando que no se ataquen, critiquen, que no se pongan a la defensiva o cualquier otra postura que dificulte el proceso terapéutico.

En nuestro centro no hay unas reglas o unas formas concretas y prefijadas para la vida en pareja que sean adecuadas para estar bien y ser feliz. Bastante tenemos con vivir una vida hecha de normas creadas, por ello creemos que cada pareja tiene sus propias normas, sus propios comportamientos, los que para ellos tienen valor y sentido, moldeamos en función de sus reforzadores no de las opiniones generales o de las creencias generalizadas o las modas. Porque cada pareja puede ser feliz a su manera.

¿Qué técnicas utilizamos?

Las técnicas que utilizamos en nuestro Centro están dirigidas a reforzar la comunicación y solución de problemas, así como a mejorar el intercambio de reforzadores mutuos en la pareja.

🔰 Intercambio de conductas consiste en que cada miembro se comprometa a poner en prácticas unas determinadas conductas que resulten agradables para la otra persona.  Muchas parejas sólo tienen conductas negativas y un cambio directo en estas acciones modifica el clima e incrementa el deseo de seguir adelante.

🔰 Entrenamiento en comunicación y solución de conflictos. Enseñaremos a los miembros de la pareja un lenguaje no acusatorio ni denigrante y unas pautas para ser mejores oyentes. Así como estrategias para que los problemas que surgen se resuelvan de forma constructiva.

🔰 Reforzar la unión  en la pareja. Reformular el conflicto que este afectando a la pareja y la conducta del otro. Las respuestas, las actitudes y comportamientos del otro pueden producir dolor, pero si se comprenden en la reformulación no se caerá en la acusación.

🔰 Distanciamiento del problema.  Al contrario de la técnica anterior, consiste en contemplar el conflicto con perspectiva, de forma objetiva y descriptiva desde el distanciamiento. Dialogar acerca del conflicto desde una descripción distanciado.

🔰 Mejorar el autocuidado. Incrementar la confianza en uno mismo y la capacidad de autocuidarse, buscar medios alternativos para cubrir las propias necesidades en vez esperar que sea la pareja quien las satisfaga. 

Todas estas técnicas serán explicadas en las sesiones pero serán los deberes establecidos para aplicar a lo largo de la semana, será un trabajo en equipo entre los tres, terapeuta y ambos miembros de la pareja.

Si crees que puedes tener algún problema de pareja y necesitas ayuda, nuestros psicologos para parejas en Chamberí estarán a tu disposición siempre que lo necesites.

Nosotros te llamamos.

Déjanos tus datos.