Trastornos alimenticios

Trastornos alimenticios

Comencemos definiendo que un trastorno alimenticio es una afección grave mental relacionado con los hábitos alimenticios que puede afectar enormemente a la salud física y psicológica de la persona que lo padece.

Un alto porcentaje de casos necesita ayuda médica y psicológica.Médica debido a que las elecciones tomadas han supuesto una destrucción parcial o completa de su salud. Psicológica para abandonar los malos hábitos alimenticios, aumentar la autoestima y eliminar las distorsiones de realidad que tienen consigo mismos.

Los siguientes trastornos son los que de forma más común se diagnostican y se caracterizan por tener un patrón alto de alimentación desordenada y efectos psicológicos perjudiciales:

  • Anorexia nerviosa: engordar es el mayor temor de la persona que lo padece por lo que opta por dietas muy restringidas, purgas o ayunos acompañados de ejercicio excesivo. La finalidad de todo esto es alcanzar el menor peso posible. Este conjunto de hechos puede llevar a la persona a sufrir una desnutrición total y con ello el ingreso en un hospital para proporcionarle la ayuda sanitaria y psicológica que necesita.
  • Bulimia nerviosa: al igual que la anterior subir de peso es el principal problema. La diferencia entre una y otra es que en este caso las personas que lo padecen comen en exceso y después sentimiento de culpabilidad les invade por lo que optan por provocarse el vómito. 
  • Trastorno de sobrealimentación compulsiva: en el otro lado de la balanza tenemos este trastorno en el que la persona que lo sufre come más cantidades de comida de lo que se considera sano. Normalmente suelen optar por alimentos con alto contenido en hidratos de carbono, azucarados, procesados o comida basura. Los periodos de alimentación compulsiva suelen darse es episodios y van acompañados de un gran sentimiento de culpabilidad y vergüenza.

Muchas de las personas que los sufren lo hacen en soledad y por si lo que hacen no fuese suficiente castigo hacia su cuerpo suelen autoinfligirse daños. Lo más común son corten en muñecas y muslos.

No es fácil ver ni estas heridas ni los síntomas ya que la persona que lo padecen intentan esconderlo. Por lo que presta mucha atención al comportamiento de tus hijos con la comida y no dudes en hablar con nuestros especialistas en clínica hemisferios para que le ayuden a superarlo.

Contacta con nosotros